Seleccionar página

Algas tipo “pincel” o “barba” (rodophytas cortas o largas)

Muchos aficionados se han encontrado alguna vez con este tipo de algas tan problemáticas; de coloración que puede ir desde rojiza o parduzca, aunque más frecuentemente hasta un verde oscuro casi negro, estas antiestéticas algas en forma de peñachos de pelillos rectos son un problema crónico difícil de eliminar en algunos acuarios.

¿Qué causa las algas pincel?

Hay mucho dicho y escrito en torno a esta desagradable plaga del acuario, y es difícil encontrar una fuente que aporte información definitiva sobre la causa y tratamiento contra este tipo de algas.
En general, las algas pincel parecen ser más frecuentes en acuarios con alguno o varios de estos factores:

  • desequilibrio de nutrientes (proporción entre fosfato PO4/nitrato NO3 aumentada)
  • ausencia importante de macronutrientes NPK (nitrógeno-fósforo-potasio)
  • iluminación excesiva
  • predominio de plantas de crecimiento lento
  • movimiento demasiado intenso del agua
  • bajos niveles de CO2 (a veces agravados por aireación intensa del agua o escasa población de peces en el acuario)
  • niveles elevados de calcio (en contextos de dureza general – GH elevada).

Medidas para combatir las algas pincel

En primer lugar tendremos que revisar los factores que pueden estar dando lugar a la proliferación excesiva de estas algas, y poner en marcha las medidas para corregirlos. Es importante conocer los niveles de nutrientes, sobretodo si están elevados (NO3, PO4 y Fe). Especialmente peligrosos en este caso son los niveles elevados de fosfato y hierro.

Una adecuada limpieza del material del filtro (siempre de forma suave, regular y con agua del propio acuario) así como un aspirado superficial de la suciedad del sustrato mediante sifonado. Revisar y mantener una rutina de cambios de agua, nosotros recomendamos entre un 10-30% semanal.

También produce muy buenos resultados el aumentar todo lo posible la población de plantas de crecimiento rápido (generalmente plantas de tallo de los géneros Hygrophila, Limnophila, Vallisneria, Egeria, Rotala, Bacopa, etc…).

La iluminación debe tener la intensidad adecuada, ni muy pobre ni excesiva, revisando que los tubos o lámparas no sean demasiado viejos y estén emitiendo un espectro de luz inadecuado.

Otras medidas que no debemos pasar por alto son medir y establecer niveles adecuados de GH (entre 6-12 dGH), si es necesario mediante mezcla con agua de ósmosis; y asegurar niveles suficientes de CO2 (aumentar a un mínimo de 15 mg/L, ideal 25-35 mg/L), o añadir fuentes líquidas de CO2 (p.ej. de tipo Flourish Excel o similares).

Para acelerar los efectos y conseguir una rápida eliminación de las algas habrá que extraer aquellas que ya se hayan asentado sobre las plantas (cortando las hojas afectadas), lavando la arena superficial, y cepillando bajo el grifo rocas, maderas u otros objetos (con un cepillo fuerte intenso).

Puede ser útil la dosificación general al tanque -o dirigida mediante pipetas con bombas paradas- de agua oxigenada, Flourish Excel o glutaraldehído, aunque estas medidas las dejamos para acuaristas expertos ya que pueden entrañar riesgos para el resto de los habitantes del acuario en caso de sobredosificación.

En algunos casos, sobretodo una vez las algas están debilitadas tras haber puesto en marcha las anteriores medidas, puede ser útil introducir peces como el “zorro volador” (Crossocheilus siamensis) así como algunos caracoles del género Neritina.

Por último, tampoco debemos descuidar el hecho de disminuir o eliminar aireadores y orientar las bombas y salidas de filtros adecuadamente para conseguir un movimiento de agua suficiente pero homogéneo en todo el acuario.

Esperamos que todas estas medidas os aporten ideas y herramientas suficientes para combatir estas molestas algas. Hasta pronto.

+info:
https://www.facebook.com/AquariumVigo/