Seleccionar página

En AQUARIUM hemos reunido una selección de las que creemos más bonitas y asequible ya que resulta imposible reunir en un comercio las más de 100 especies que hay registradas en acuariofilia.

La palabra “corydora” procede del griego: Kóry (casco) y doras (piel). Efectivamente, las corydoras poseen unas placas óseas que, como un casco, cubren su cuerpo a modo de tejas. ¡No tienen escamas!

 

Peces tranquilos, pacíficos, gregarios y muy fáciles de cuidar. Lo ideal es mantenerlas en grupos de al menos 6 individuos.

La diferencia entre machos y hembras puede apreciarse en ejemplares adultos en los que la hembra suele ser de mayor tamaño, con un abdomen más redondeado.

La reproducción puede requerir acuarios específicos donde puedan desovar con facilidad, a salvo de depredadores; en acuarios comunitarios puede producrise espontáneamente pero resulta más complicada.

Su tamaño, dependiendo de la especie, podrá llegar a los 7 cm en las hembras y 5 cm en los machos. También hay especies de pequeño tamaño como C. habrosus, C. hastatus, C. pygmaeus o C. panda, adecuadas para tanques de menos de 100 litros.

La longevidad es enorme para un pez: prepárate para cogerles cariño porque pueden vivir más de 6 años y llegar a los 10.

Se encuentran muy a gusto en aguas limpias, de suaves corrientes, PH neutro y temperaturas entre 23 y 26 grados, aunque el rango que soportan es mayor (entre 18 y 28 grados). Su biotopo en general es el denominado “amazónico”, con plantas como Echinodorus, fondo de arena fina y abundantes troncos.

Son peces que habitan la zona del fondo inferior del acuario, y esto puede llevar a un concepto erróneo acerca de su alimentación: no se alimentan de residuos, excrementos o comida en putrefacción… sino que más bien necesitan una dieta variada, fresca y de calidad con un perfil “carnívoro”, ya que en la naturaleza depredan sobre pequeños invertebrados de los ríos. Por tanto, tener corydoras no evita los sifonados ni es excusa para un acuario sucio del que ellas se encargarán.

Vivirán removiendo constantemente el fondo con ayuda de su boca ínfera (esto es, posición ventral) y ahí reside su principal valor. ¿Por qué son beneficiosas las corydoras y no deben faltar en nuestros tanques? Porque dan cuenta de los excedentes de comida que caen al sustrato, evitando que se descompongan y, por otro lado, con su continuo trasiego remueven, airean y levantan desperdicios que podrán ser arrastrados por la corriente hasta el filtro con más facilidad. De esta forma sí se entiende el término “limpiafondos” y, repetimos, nada que ver con que sea un pez “basurero” que come cualquier cosa. De estos y otros detalles te informaremos encantados en AQUARIUM.

+info:
https://www.facebook.com/AquariumVigo/